Cerro Garabitas:

LA GUERRA CIVIL EN LA CASA DE CAMPO

 

En noviembre de 1936 el Ejercito de África del general Franco llegaba a las puertas de Madrid, la Casa de Campo se convertiría en el punto de partida desde donde, tras cruzar el río Manzanares, se realizaría el asalto frontal a la capital. Por este motivo la Casa de Campo sería  uno de los principales escenarios de los combates de la Batalla de Madrid, quedando el parque dividido entre ambos contendientes.

 

Finalizado el fallido intento de tomar la ciudad, la Casa de Campo se convertiría en un punto de capital importancia estratégica. Por una parte allí se encontraba la retaguardia y la base de aprovisionamiento de las unidades que habían conseguido ocupar parte de la Ciudad Universitaria y el hospital Clínico, con las que se comunicaban por medio de un frágil sistema de puentes sobre el Manzanares: la Pasarela de la Muerte. A su vez la Casa de Campo sería el lugar elegido para ubicar las piezas de artillería que bombardearían incesantemente Madrid hasta el final de la guerra, utilizando las alturas del parque como el cerro Garabitas con su espectacular panorámica de la ciudad como observatorio privilegiado desde donde dirigir el fuego de esas baterías.

 

Ambos ejércitos fortificarían intensamente sus posiciones a lo largo de la guerra construyendo kilómetros de trincheras, así como numerosos bunkers, refugios, parapetos, vías de comunicación y otras estructuras militares. A día de hoy todavía se conservan muchas de estas construcciones, algunas en excelente estado, que nos permiten hacernos una idea de lo que se vivió en este lugar durante ese periodo.

 

En esta ruta visitaremos algunos de los vestigios que se conservan hoy en día, como diversos fortines para ametralladoras, piezas de artillería y antitanques, polvorines y refugios, sistemas de trincheras, y centros de resistencia, con especial atención al excepcional y muy bien conservado centro de resistencia del Cerro Garabitas. También se visitarán lugares emblemáticos y casi legendarios como la “Curva de la Muerte”, y la singular “Pista del Generalísimo”, una carretera asfaltada que conducía hasta el no menos singular “Puente del Generalímo”, construida durante la guerra para asegurar el abastecimiento de las fuerzas al otro lado del río, donde todavía podemos contemplar las inscripciones y las huellas de los soldados que la construyeron. Todo ello acompañado de las explicaciones y comentarios del guía Antonio Morcillo, historiador, investigador y Presidente de Gefrema, uno de los mayores expertos en toda la temática de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid.

 

La duración de la ruta es de unas tres horas y media aproximadamente, y su dificultad es media-baja, con la única dificultad de algunas cuestas mientras se asciende al Cerro Garabitas. Se recomienda llevar calzado cómodo para andar por el campo y ropa según climatología. A mitad del recorrido hay una fuente de agua potable.

 

Lugar de Salida: A las 10 horas en C/ Ribera del Manzanares esquina a C/ Santa Fe, junto a parada final de línea de los autobuses 41 y 75.

 

Forma de llegar: En coche, por la M-30 dirección Norte hacia el Puente de los Franceses. Nada más salir del túnel hay una salida a Plza. San Pol de Mar. Poco antes de llegar al Puente de los Franceses hay una segunda salida a la C/ Santa Fe, que es la que hay que tomar. Recordar que el sábado es zona de aparcamiento restringido.

 

En transporte público. Líneas de autobuses 41(Atocha- Colonia Manzanares) y 75 (Callao-Colonia Manzanares). Es la parada final de línea. También se pueden utilizar los autobuses que pasan por la Avenida de Valladolid y Puente de los Franceses, teniendo que cruzar en ese caso el río.

 

Publicaciones de GEFREMA recomendadas para esta ruta: Revista Frente de Madrid Nº 14- 20- 24. (se llevarán ejemplares a la ruta por si interesa su adquisición). 

 

El precio de la ruta es de 10€ que se abonaran al inicio de la misma.

MAPA DE SITUACIÓN:

El punto de encuentro será a las diez de la mañana el la plazoleta entre las calles de Santa Fe y la Ribera del Manzanares, junto al río y en la parada final de las líneas de autobús 41 y 75.